Todo lo que debes saber sobre el sueño del bebé en su primer año de vida

Todo lo que debes saber sobre el sueño del bebé en su primer año de vida

De la calidad del sueño depende, en cierta medida, la capacidad de aprendizaje del bebé ¡Y es mucho lo que tiene por aprender! Un bebé con sueño está irritado y nada funciona bien ¿En qué radica la importancia del buen dormir?

En gran parte, es cuando duerme que se estructura el cerebro y se desarrolla el cuerpo del bebé. Además, es durante una de las últimas fases del sueño cuando las experiencias, los descubrimientos, las adquisiciones se inscriben en su memoria.

El sueño del bebé

Desde el nacimiento hasta la edad adulta el sue­ño transita diferentes estadios relacionados con su duración, su distribución en el día y su organización interna. A medida que el bebé crece, el sueño se va acortando progresivamente.

En las primeras semanas de vida, el sueño del bebé es muy fraccionado; sigue el ritmo de la alimentación, tanto en el día como en la noche. Paulatinamente, el sueño nocturno es más prolongado y el diurno se distribuye en siestas a lo largo del día.

A partir del año, el sueño se centra en un largo período de aproximadamente 11 horas durante la noche y en períodos cada vez más cortos durante el día, que, habitualmente, desaparecen entre los 3 y 5 años.

Sueño lento, sueño rápido

Durante la noche, se transita por dos tipos de sueño: el sueño lento que es tranquilo y profundo y, el sueño rápido, en el cual, el cerebro de­sarrolla una importante actividad. Es en el sue­ño rápido donde tienen lugar los “sueños”. En la noche, los dos tipos de sueño se alternan de forma tal que el sueño lento se va acortando a medida que avanza la noche, mientras que, el rápido se alarga.

Duerme bebé

La alternancia de los sueños, si bien está pro­gramada biológicamente, exige un aprendizaje. Necesita un cierto tiempo para pasar de la etapa de sueño lento al rápido. El sueño rápi­do del bebé es particularmente agitado: se mueve, abre y cierra los ojos, succiona su dedo. Si los pa­pás confunden este estado con que el bebé se ha despertado y acuden a alzarlo, le llevará más tiempo adquirir el hábito para volverse a dormir. Por esta razón, para no alterar el sueño del bebé, durante los primeros meses, los horarios para alimentarlo deben flexibles y adaptarse a sus necesidades de hambre y sueño.

El reloj biológico

Es importante respetar el reloj biológico del sueño, sus características y su evolución. La vida social suele imponer horarios que no se adecúan al ritmo natural. Sería conveniente aprender a distinguir este ritmo in­terno… para respetarlo, por supuesto.

Horas de sueño durante el primer año de vida

Todo bebé es diferente, es por esto que las horas de sueño son aproximadas y sirven sólo a modo orientativo.

  • Al nacer: entre 18 y 20 horas y no distingue el día de la noche
  • Al mes: de 16 a 18 horas, mitad de día y mitad de noche
  • A los 6 meses: de 12 a 15 horas, 11 horas de noche y de día las restantes, repartidas en 4 siestas
  • A los 12 meses: de 12 a 14 horas, 11 horas de noche y de día las restantes, repartidas en 3 siestas

Pocas situaciones son tan conmovedoras como ver al bebé dormir angelicalmente y abstenerse de la tentación de alzarlo y llenarlo de besos ¿También tú sientes este deseo?

Deja una respuesta