Roncar, ¿signo de enfermedad?

Roncar, ¿signo de enfermedad?

60% de los hombres adultos roncan de forma habitual mientras duermen, en tanto que 40% de las mujeres mayores de edad también lo hacen, según un estudio realizado por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), por lo que es importante buscar una solución para dejar de roncar.

La respiración es pieza clave para garantizar que el sueño ha cumplido su función de reparar cada uno de los sistemas del organismo. Es tan importante dejar de roncar y dormir adecuadamente que de ello depende la calidad de la vida.

Sin embargo, esta misma se ve mermada cuando se presenta el ronquido, que es la resistencia al paso del flujo del aire, manifestándose como un sonido vibratorio producido en la vía aérea superior, el cual se debe a la vibración de la úvula y del paladar blando durante la fase inspiratoria de la respiración.

Si el ronquido es ligero y ocasional no se considera peligroso, sin embargo, si fuera persistente, bajo ninguna forma se considera sinónimo de normalidad, por lo que es indispensable buscar la manera o tratamiento para dejar de roncar.

Existen diversas causas que originan este padecimiento; entre las principales se encuentran: consumo de alcohol, tabaco, tamaño de la lengua, dimensión de úvula y paladar, obesidad, anomalías en los huesos, cansancio, sedentarismo, así como algunos medicamentos tranquilizantes o hipnóticos.

La intensidad del ruido de los ronquidos va de 60 a 80 decibeles, aunque se han llegado a registrar hasta 100. Para darse una idea de su intensidad, 80 db equivalen a un camión pesado en movimiento. Imagínese, esa fuente sonora se encuentra justo a un lado de su oído, en medio de la tranquilidad de la noche.

Por lo general, el roncador no está consciente de su trastorno, las principales manifestaciones de esta patología se ven reflejadas en diferentes sistemas del organismo.

Por ejemplo, dolores de cabeza originados por la baja oxigenación de la sangre. Cambios en la conducta, desde depresión hasta agresividad. Disminución en los niveles de testosterona, que se ven traducidos en falta de apetito sexual.

Actualmente la obesidad ha sido ligada también como consecuencia, debido a que el roncador intenta contrarrestar la somnolencia intensa mediante la ingestión de grandes cantidades de cafeína y carbohidratos (dulces, chocolates, pasteles, etc.) con varias repeticiones durante el día, para sentirse con energía.

Además, de acuerdo con la Asociación Británica del Ronquido y la Apnea del Sueño, las personas que roncan privan a su pareja de aproximadamente dos años de sueño, durante aproximadamente 24 años de dormir juntos.

Hoy en día, están a su alcance diversos tratamientos que son de gran ayuda para dejar de roncar. Puedes poner a prueba uno muy sencillo: indica a tu pareja que evite dormir boca arriba, ya que en esa posición se bloquea más la entrada de aire; que opte por dormir de lado.

Cada vez hay más personas que gozan de los beneficios de las férulas dentales para el control del ronquido. Estos son aparatos fáciles de usar, cómodos y diseñados especialmente para permitir un mayor ingreso de aire.

Descanse como lo requiere su cuerpo y encamine a su pareja en busca de ayuda profesional. Recuerde que, “si no es parte de la solución, es parte del problema”.

 

Deja una respuesta