Los olores a la hora de descansar

Los olores a la hora de descansar

A menudo no le prestamos al olfato la atención que merece. Pero lo cierto es que los olores que nos rodean influyen y mucho a la hora de dormir. Hay muchos factores ambientales que influyen en la calidad del sueño. Que la habitación donde durmamos esté lo más oscura posible, que apenas haya ruido, o que la temperatura esté entre los 15ºC y los 22ºC son cuestiones importantes para que nuestro sueño sea largo y reparador. Pero, ¿cómo repercuten los olores en nuestro descanso?

El olfato es quizás el sentido que menos cuidamos cuando de dormir se trata, aunque los expertos aseguran que los olores pueden ser un remedio efectivo, saludable y natural para ayudar a conciliar el sueño. Pero, ¿sabías que una vez ya dormidos nuestra capacidad de oler desaparece? Diferentes estudios han concluido que cuando dormimos nuestra capacidad para captar olores reales se anula, aunque si es posible que soñemos con ellos. Si alguna vez has tenido la sensación de despertar porque estás oliendo a café, seguramente es porque ha coincidido que tu olfato ha captado el olor en el momento de despertarte. De esta forma si utilizamos aromas para dormir mejor, éstos serán efectivos solo en el tiempo antes de quedarnos dormidos.

Es fundamental que cuidemos los momentos antes de irnos a la cama, sobre todo si tenemos problemas de insomnio. De la misma forma que nuestro cuerpo se mantiene alerta cuando hace calor o frío excesivo, o cuando dormimos la primera noche en una cama extraña, al percibir un olor que no nos agrada nuestro cuerpo reaccionará de alguna manera perturbando las primeras fases del sueño.

Lo cierto es que el sueño se puede ver afectado por una gran cantidad de factores externos y uno de ellos es el olor. Si alguna vez te has olvidado de ventilar el dormitorio, habrás comprobado cómo al meterte en la cama te sientes nerviosa, empiezas a dar vueltas, estás incómoda y no sabes muy bien por qué. Hasta que te das cuenta de que tu dormitorio no huele a fresco, como es costumbre. Entre los olores enemigos del sueño más frecuentes están el de las tuberías, el olor a pintura, el de humedad o incluso el olor corporal. Además, si en verano acostumbras a dormir con la ventana abierta, puede que los diferentes olores que vienen de la calle te despierten a media noche.
Un aroma agradable en nuestra habitación puede ser muy efectivo a la hora de combatir el insomnio. Los expertos coinciden en que los aromas más efectivos son el de lavanda y jazmín, mientras que olores como el sándalo, la rosa y el azahar ayudan a la relajación y proporcionan una agradable sensación de bienestar.

Deja una respuesta