El insomnio, un problema para dormir

El insomnio, un problema para dormir

El insomnio se define como la dificultad para iniciar o mantener el sueño. Existe una norma clínica para clasificar si una persona padece o no de insomnio, donde se determina que una persona que tarde más de treinta minutos en dormirse y/o duerma menos de seis horas, puede estar sufriendo insomnio. Es uno de los trastornos del sueño que se dan en un mayor número de personas. Hay un amplio porcentaje de la población que ha sufrido o sufrirá insomnio en algún momento de su vida, estimándose que un 10-15% de la población adulta padece insomnio crónico y que un 25-35% ha sufrido un insomnio ocasional o transitorio en situaciones estresantes.

Dicho trastorno se define como la dificultad para iniciar o mantener el sueño, llegando en los casos más extremos a impedir totalmente el inicio del sueño. Esto provoca una ausencia de descanso que se traduce en fatiga y malestar diurno, vinculándose con una disminución del rendimiento laboral, un incremento de la tasa de accidentes de automóvil y durante la jornada laboral.

La clasificación de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud, en su décima y por el momento más actual edición, requiere para el diagnóstico del mismo que la dificultad para iniciar o mantener el sueño, o no tener un sueño reparador dure al menos un mes, y que además se acompañe de fatiga diurna, sensación de malestar personal significativo. De igual forma el trastorno debe estar vinculado con un deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad personal que sea notable y percibido por la propia persona y por otros.
Por otra parte la clasificación internacional de los trastornos del sueño en su tercera edición, señala dentro de los trastornos de insomnio: trastorno de insomnio crónico, trastorno de insomnio de corta duración, otros trastornos de insomnio (cuando el paciente tiene síntomas de insomnio pero no cumple los criterios para los otros dos tipos de insomnio) y síntomas aislados y variantes normales (tiempo excesivo en cama y sueño corto).

Insomnio Crónico
Sería aquel tipo que se da en personas con dificultades en el inicio o en el mantenimiento del sueño, con síntomas asociados durante el día y cuando estas dificultades con el sueño suceden más de tres veces por semana y al menos durante tres meses. En algunos casos los periodos de insomnio y sin él son cíclicos produciéndose épocas con insomnio seguidas por épocas sin él.

Insomnio Agudo o de Corta Duración
Se puede definir igual que el crónico, no obstante, la duración es inferior a los tres meses.

Otros tipos de insomnio
Este diagnóstico se reserva para personas con síntomas de dificultad de inicio y mantenimiento del sueño que no cumplen los criterios de insomnio crónico o insomnio de corta duración y, por lo tanto, este diagnóstico se usa de forma provisional en espera de más información para establecer el diagnóstico definitivo.
En todos los casos si la persona lo sufre y este no se debe a características ambientales o del equipo de descanso (que puedan ser corregidas para volver a mejorar el descanso) se debe acudir a un especialista con el fin de realizar una evaluación, diagnóstico, y de esta forma poder aplicar la intervención adecuada.

Deja una respuesta