Deporte y sueño se retroalimentan

Deporte y sueño se retroalimentan

Los beneficios que reporta el deporte en nuestra salud son ampliamente conocidos. El ejercicio físico mejora la función mental, la autonomía, la memoria, la rapidez, la imagen corporal y la sensación de bienestar, se produce una estabilidad en la personalidad caracterizada por el optimismo, la euforia y la flexibilidad mental. Disminuye los problemas cardiovasculares, previene el cáncer, la depresión y la ansiedad.

Si practicamos algún tipo de deporte, es imprescindible cuidar nuestras horas de sueño. Al exigir a nuestro cuerpo un esfuerzo durante el ejercicio, pueden aparecer cansancio y estrés si no descansamos correctamente, lo que podría favorecer a que tengamos una lesión cuando practiquemos deporte. Tenemos que tener en cuenta que los músculos se regeneran por la noche cuando dormimos, así si practicas un deporte más intenso, tendrás que dormir más horas que si haces un ejercicio más moderado.

Aumentar el número de horas de sueño en deportistas está asociado a un mejor rendimiento en cuanto a sprint, precisión, recuperación de fatiga y estado de ánimo.

Mantener una rutina del sueño, irse a dormir y levantarse a la misma hora, cenar ligero, una ducha caliente y no hacer ejercicio intenso antes de irse a dormir, son rutinas imprescindibles para cualquier deportista.
Dormir ayuda al sistema inmunológico a activar nuestras defensas ante una posible enfermedad, además se reducen el número de lesiones en deportistas al tener mayor energía después de un buen descanso.

Por esto se puede decir que deporte y sueño se retroalimentan, ya que los deportistas concilian mejor el sueño que los no deportistas y para ser un buen deportista se tienen que respetar las horas de sueño para rendir mejor en tu disciplina.

Deja una respuesta