Consigue que tu hijo duerma solo en su cama

Consigue que tu hijo duerma solo en su cama

Si quieres lograr que tu hijo o hija duerma solo en su cama, las exigencias y castigos no funcionarán. Sin embargo debes tener claro algunos puntos indispensables que te servirán para lograr tu cometido.

Para Enseñar a tu pequeño a dormir solo en su habitación, durante toda la noche, debes hacerlo inculcándole el hábito. Así como le enseñas a comer solo, a ir al baño, a ordenar los juguetes; así tendrá que aprender a dormir en su propia cama.

Despertarse a media noche para cambiarse de habitación afecta la normalidad del sueño de los niños como la de los papás. Pierdes entre 30 y 45 minutos en el proceso para lograr que vuelvan a dormirse.

Este es uno de los pasos más significativos que dan tus hijos durante su crecimiento. Parece difícil de lograr, pero no es imposible.

Errores de los papás

La actitud de los padres, ante esta situación, es vital. Papá y mamá no deben estar en desacuerdo con relación al tema, por ejemplo que la mamá avale que el niño duerma con ellos. La pareja debe ser consiente y debe hacerle saber a su hijo que no pueden dormir los tres juntos.

Otro error que cometen los padres es pensar que el niño sufre estando lejos de ellos o que puede ocurrirle algo durante la noche. Tampoco, sientas que tienes un vínculo menos estrecho con tu pequeño si no duermes con él.

Entre más rápido aprenda tu hijo a dormir en su cama será mejor. No querrás que llegue a los 10 años durmiendo con ustedes.

nic3b1os1

Cómo lograrlo

Mantente firme y lleva al niño a la cama todas las veces que sean necesarias. No te desesperes, ni pierdas la paciencia, no grites, ni te enojes y en lo posible evita hablar.

Repite en voz alta esta frase, todas las veces que necesites  “tienes que descansar, por eso vas a dormir en tu cama”. Luego, puedes quedarte de pie, sin acostarte con él, mientras se ambienta o comprende. Indúcelo a que tiene que descansar. Cómprale un oso de peluche y deja que él lo escoja para que le sirva de compañía.

Si se despierta llorando asustado, haz lo mismo las veces que lo requieras. Tienes que ser firme con tu decisión, aunque lo veas parado en la puerta de tu cuarto llorando, tómalo de su mano y llévalo hasta su habitación. No deben ganarte las ganas que sientes de abrazarlo.

Si necesitas estar cerca de él porque esta enfermo, lleva un colchón a su cuarto para dormir a su lado. Recuerda que las excepciones pueden confundirlo y volver a la misma rutina y echar a perder todo lo puesto en práctica.

Inculcarle este hábito te llevará varios días o meses. No te desesperes y actúa amorosamente. Esta es la forma más eficaz de lograrlo.

Premia las actitudes positivas que deseas que repita, de los 7 días de la semana que duerma solo obséquiale un premio significativo por día y se lo das al final de la semana.

 

Deja una respuesta