Cómo prevenir el dolor de espalda

Cómo prevenir el dolor de espalda

Todos hemos sufrido en algún momento de nuestra vida de dolores de espalda y es que se trata de un condición muy común que puede aparecer por diversas causas, ya sea por un exceso de peso, un tipo de vida sedentaria, hábitos poco saludables, factores hereditarios o como consecuencia de otras enfermedades. Aunque existen casos en los que no es posible evitar su aparición, sí hay ciertas medidas que se pueden llevar a cabo en el día a día para reducir el riesgo de lesiones y proteger la musculatura de esta parte del cuerpo, descubre en el siguiente artículo de cómo prevenir el dolor de espalda.

Instrucciones:

  1. El sobrepesoes una de las causas principales de la aparición de dolores en la espalda, y es que un excesivo peso añade presión a la columna vertebral y a la zona lumbar. Es por ello que los especialistas hacen hincapié en la importancia de mantener un peso saludable siguiendo una dieta equilibrada diariamente y realizando ejercicio físico de forma regular. Es fundamental sobre todo el consumo adecuado de calcio y vitamina D para disponer de unos huesos más fuertes y sanos, te recomendamos consultar el artículo alimentos para fortalecer los huesos e incorporar los ingredientes que se indican a tu dieta.

trab

  1. Como hemos apuntado, hacer ejercicio con frecuencia es una medida que te ayudará a prevenir dolores de espalda, ayudándote a ejercitar y desarrollar la musculatura. Hay determinados deportes o modalidades que son muy recomendables como, por ejemplo, la natación, el yoga y el pilates. Se aconseja alternar la práctica de este tipo de deportes con ejercicios localizados que están indicados para mejorar la fuerza y flexibilidad de los músculos de la espalda y el abdomen.
  1. Descansar y dormir bien por la noche es fundamental para evitar los dolores de espalda y cuello. En primer lugar, es necesario contar con un colchón de calidad que no sea ni excesivamente duro ni muy blando, y con una almohada que se adapte totalmente a ti. Además de elegir bien estos elementos, debes modificar tu postura corporal a la hora de dormir adoptando una posición fetal o boca arriba con una almohada ubicada justo debajo de las rodillas. Ambas posiciones son adecuadas para mantener la columna vertebral alineada y evitar sobrecargas que acaben ocasionando lesiones en la espalda.
  1. Las diferentes posturas que adoptas en el día a día y al realizar tus actividades cotidianas también son posibles causantes de los dolores de espalda. Es por ello que debes prestar atención a las siguientes medidas preventivas:
  • Mantener la espalda recta y la cabeza erguida cuando caminas o estás de pie.
  • Al permanecer sentado, mantener la zona lumbar completamente apoyada en el respaldo del asiento y la cabeza y los hombros erguidos.
  • Para levantar un objeto pesado, debe aproximarse a él, flexionar las rodillas y elevarlo ejercitando los músculos de las piernas sin doblar la cintura.
  • En el caso de tener que estar mucho tiempo de pie o sentado, es importante que una vez por hora, como mínimo, intentes moverte y estires los músculos de la espalda.
  1. En muchas ocasiones, el dolor de espalda es un padecimiento temporal pero cuando empieza a derivar en molestias prolongadas y constantes es fundamental acudir al médico lo antes posible para determinar la causa y recibir el tratamiento apropiado. Deberás consultar con tu médico especialmente cuando sufras de un dolor intenso que no se alivia mediante el descanso, si sientes adormecimiento o cosquilleo, en el caso de que los dolores aparezcan después de una lesión o que vayan acompañados de otros problemas de salud como fiebre, pérdida de peso, debilidad, entumecimiento de las piernas, dificultada al miccionar, etc.
  1. Este artículo es meramente informativo, no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Deja una respuesta