Beneficios de dormir la siesta

Beneficios de dormir la siesta

El ritmo de vida acelerado en la sociedad actual hace que se resienta el tiempo que dedicamos a nuestro descanso. Según las encuestas el 70% de la población dice que ha dormido poco y mal y es que hemos perdido dos horas de sueño desde principios del siglo XX.

Dormir la siesta después de comer es una de las costumbres más saludables que hemos heredado de nuestros antepasados. Los romanos la denominaban “la hora sexta”, y es que tras cinco horas de trabajo, dedicaban la sexta hora a descansar.

Aunque lo ideal es que durmamos las siete u ocho horas recomendadas por la noche, hay personas que necesitan dormir la siesta y tomar la energía necesaria para afrontar el resto de la jornada. Y es que la siesta tiene muchos beneficios;

1. Ayuda a recuperar energías y a estar de mejor ánimo. De hecho, hay empresas como Google, Nike, Alo, o The New York Times, que ceden a sus empleados espacios dedicados a echarse la siesta porque saben de los beneficios que suponen.

2. Aumenta la memoria a corto plazo, así estamos más receptivos a aprender cosas nuevas después de la siesta.

3. Aumenta los niveles de alerta, ayuda a tomar decisiones difíciles, mejora la creatividad y la percepción sensorial.

4. Disminuye la presión arterial y desacelera los latidos del corazón, bajando los niveles de estrés y ansiedad.

Tipos de siesta según el tiempo empleado.

1. Si duermes entre 10 y 20 minutos recobrarás la energía necesaria y cuando te despiertes no te sentirás somnoliento.

2. Si la siesta dura 30 minutos, cuando te despiertes tendrás una sensación de embotamiento. Esta sensación desaparecerá a la media hora y luego te sentirás con más energía para seguir con tus actividades.

3. Si la siesta es de 60 minutos, habrás hecho un sueño profundo, por lo que mejorarás la memoria y procesarás más cantidad de información, pero la sensación de aturdimiento te durará más tiempo y tardarás más tiempo a volver a tus actividades.

4. Si tomas una siesta de 90 minutos, harás un ciclo completo de sueño. Llegarás a la fase REM y podrás soñar. Esto te beneficiará a la creatividad, a la memoria y a las respuestas emocionales.
Para que el sueño nocturno no se sienta afectado lo ideal es hacer una siesta no superior a 20 minutos o incluso es mejor no hacerla si tienes problemas de insomnio.

Dormir la siesta en un lugar oscuro, silencioso, y en un colchón que se adapte a tu condición física es lo recomendado por los especialistas del sueño.

Deja una respuesta