10 Mitos sobre el descanso que te interesa conocer

10 Mitos sobre el descanso que te interesa conocer

Muchas veces nos dejamos llevar por mitos o creencias populares sobre el descanso que, si se interpretan de forma errónea, pueden, incluso, ser perjudiciales para nuestra salud.

¡Ayuda a desmitificar estas creencias!

1- Es necesario dormir, al menos, 8 horas diarias:

Sí y no. No queremos decir que dormir poco es bueno, simplemente que las personas no somos máquinas que necesiten el mismo tiempo para ‘recargarse’. Así, hay personas que, con dormir 6 horas ya están muy descansadas y otras que las 8 ‘estándar’ se les quedan cortas.

2- Tener sueño de día significa siempre que no hemos dormido un número de horas suficiente:

No tiene por qué ser así. A veces, tras una larga noche de sueño, durante el día también tenemos mucho sueño sin ningún motivo. No obstante, esto no debe convertirse en algo habitual, si te ocurre muy a menudo, consulta a tu médico porque puedes estar padeciendo algún trastorno de sueño.

3- Hay noches en las que no soñamos:

Muchas veces decimos que esa noche “no hemos soñado”. En realidad, lo que nos ha ocurrido es que nos hemos despertado en una fase de nuestro sueño en la que al cerebro le cuesta más recordar. Lo cierto es que las personas soñamos todas las noches y varias veces.

4- Se puede ‘recuperar el sueño perdido’ durante las vacaciones o los fines de semana:

Se trata de algo que muchos pensamos erróneamente. Esta costumbre lo que realmente hace es alterar nuestro ritmo biológico y acostumbra a nuestro cuerpo a un horario que no es el habitual. De ahí que nos cueste tanto levantarnos los lunes y odiemos ese día de la semana más que cualquier otro.

5- A medida que envejecemos, necesitamos dormir menos horas:

La necesidad de sueño se mantiene durante toda nuestra vida adulta, tengamos la edad que tengamos. Lo que nos ocurre es que, con la edad, la capacidad para dormir profundamente se va mermando, por eso muchos ancianos se levantan muy pronto, provocando frecuentes cabezadas diurnas.

6- El cuerpo humano se adapta a los turnos nocturnos de trabajo:

Muchas de nuestras funciones biológicas siguen un ritmo llamado circadiano, es decir, un ritmo de unas 24 horas. El sueño está marcado por ese ritmo por lo que nuestro reloj interno determina que, por la noche cuando hay oscuridad, se duerme, siempre. Por muchos años que pasen, si se trabaja por la noche tendremos problemas para dormir de día.

7- Roncar, mientras no moleste a los demás, no supone un problema:

Al contrario de lo que muchos piensan, roncar no significa dormir plácidamente. Se trata, justamente, de lo contrario. Cuando roncamos hacemos fuerza para respirar, por lo que nuestro sueño no es tan reparador.

8- Tener insomnio es dificultad para dormirse:

No sólo es dificultad para dormir. Tener insomnio también es levantarse muy pronto, despertarse varias veces durante la noche, tener mucha dificultad para volverse a dormir y pasar mucho cansancio durante el día.

9- Cuanto antes nos acostemos, mejor dormiremos:

Es cierto que las primeras horas de nuestro sueño son las más reparadoras. Pero acostarse pronto no quiere decir que descansaremos más y mejor. Es más, si nos acostamos sin sueño forzamos a nuestro cuerpo, lo cual no es beneficioso.

10- Los adolescentes necesitan dormir más horas que los adultos:

Este mito es verdadero. Diversos estudios aseguran que los adolescentes necesitan dormir, de media, unas 8 horas y media diarias. Además, el reloj interno de un adolescente está programado para mantenerlo despierto hasta más tarde y para despertarlo más tarde por la mañana. Así que, si están muy dormidos en la primera clase de la mañana, algo de razón tienen.

Deja una respuesta